Dale la vuelta a tu batería para evolucionar

por: Borja Mollá

Dale la vuelta a tu batería para evolucionar

Realmente os puede parecer absurdo pero los seres humanos necesitamos zancadillas para poder avanzar. Cuando más fácil es el terreno, más lentos vamos. si tenemos esto en cuenta, el tener un poco de dificultad añadida y controlada, nos puede beneficiar y mucho a la hora de tocar nuestro instrumento.

¡Hola massbateriamaníacos!!

Una de las cosas que más nos interesan justamente a los bateristas es el ser siempre originales, pase lo que pase. Cuando colocamos nuestro kit, lo hacemos siempre buscando la comodidad y el llegar bien a todos los elementos. Eso está muy bien, pero llega un momento, en que quizá estemos demasiado cómodos. Todo lo que sabemos tocar lo tocamos muy bien, ¡pero siempre acabamos tocando lo mismo!! Por eso hoy, dale la vuelta a tu batería para evolucionar.

No sé si a vosotros os pasa, pero cuando me siento en la batería de otro, como que al estar configurada de distinta manera, se me ocurren nuevos patrones y breaks (redobles). Que lo que yo estaba acostumbrado a tocar, no me sale porque la colocación es distinta, pero en cambio, gano en frescura.

A esto yo le llamo, darle la vuelta a tu batería. Una de las grandes ventajas de tocar la batería es justamente, la posibilidad de montarla prácticamente de cualquier forma y manera. pues aprovechemos esa capacidad!!

Vamos a hacerlo de la siguiente manera:

• Empezamos a tocar un ritmo o mejor aún, un cover cualquiera. en principio nuestro kit está como siempre (sea la que sea la configuración que utilicemos)

• Una vez acostumbrados a tocar la canción y estemos perfectamente cómodos, vamos a quitar un elemento, por ejemplo, un base y nos acostumbramos de nuevo a tocar la canción. ¡Ojo!! hemos de tocar lo mismo que antes. Mismas figuras, mismo ritmo, etc. pero sustituyendo los golpes que antes dábamos en el base, en otros elementos.

• Así, poco a poco, iremos quitando los diferentes elementos, dejando para lo último el bombo, caja y hi hat.

Al principio será fácil y sencillo ir sustituyendo los golpes, pero cada vez más se complicará el asunto y nos va a obligar a estrujarnos el cerebro, buscando nuevas posibilidades. Al mismo tiempo, al tener menos elementos con lo que tocar, va a ser una dificultad añadida.

Segunda parte:

Seguimos tocando el mismo tema (a estas alturas, seguro que lo tocamos perfectamente) y vamos añadiendo poco a poco los elementos que hemos quitado antes, pero en posición inversa; es decir, si eres diestro, el base a tu izquierda, los toms cambiados de posición, el bombo a tu pie izquierdo, el hi hat al derecho, etc.+

En principio el efecto es como si hiciéramos las cosas al revés o cambiándolas de pies y manos, pero al hacerlo físicamente, el efecto psicológico es mucho más devastador y nos va a obligar a estrujarnos más la cabeza.

Gergo Borlai comentaba, que usaba 3 bases, porque la colocación del último le era realmente incómoda, y eso le gustaba, porque le mantenía en guardia. Esto es un poco lo mismo, pero descolocando totalmente nuestro kit.

Realmente os puede parecer absurdo pero los seres humanos necesitamos zancadillas para poder avanzar. Cuando más fácil es el terreno, más lentos vamos. si tenemos esto en cuenta, el tener un poco de dificultad añadida y controlada, nos puede beneficiar y mucho a la hora de tocar nuestro instrumento.

También el probar diferentes afinaciones, va a hacer que nos salgamos de nuestra zona cómoda. Probar nuevos parches, justo esos que nos resultaban impensables para “nuestro” sonido, quizá logren que consigamos esa sonoridad que nos distinga de los demás. 
Porque, seamos realistas, todos queremos sonar “originales”, ser made in nosotros mismos, ¿o no?

 
RECOMENDADO